Aedes Aegypty

Un mosquito rechoncho se posó en mi teta izquierda,
apoyé mi dedo gordo y lo aplasté despacito arrastrándolo hacia lo hondo de mi modesto escote.
- Sería una muerte espantosa - pensé , y acaricié la rodilla de Lucas mientras apoyaba mi cabeza en su hombro.
El remisero era muy mala onda.
Se estaba haciendo de día y yo necesitaba de manera escandalósa volver a pasar mi lengua por su espalda.
- Sería una muerte hermosa - pensé, y la perfección de su perfil era casi un poema:
escalofriante y bisexual-

3 Comentarios:

mrcos dijo...

combatamos el dengue

ríA dijo...

ay, gigí, ¿cuándo vuelven las rubias turbias?

Vorhis Cer Daprémoli dijo...

esa es mi goñi!!
nananananananana goñi!!!!

 

Blog Template by YummyLolly.com