De donde mira el sujeto sin rostro...

Voy a ser completamente honesto con usted… Mi intención es, resquebrajarlo íntimamente… Hacer que su mente, virgen e inocente, responda instintivamente a su naturaleza…Que vea su muerte de la forma más desesperante e inevitable; que la vea a manos de su igual; que la demencia, hábil jugador si me permite decirlo, provoque en su rostro un rictus histérico e irreal, una sonrisa simbólica con un efecto surrealista. Sé que puede sonar algo crudo, no merezco el perdón ni siquiera lo deseo, esto es lo único interesante que me queda por hacer, atormentar los sueños, mostrar la realidad…esta noche, los suyos. También, espero que entienda que muchas veces el caos es el camino más honesto, el más directo, el más… natural.

No, por favor, no se lamente, no ocurre nada, no puede evitarlo, a todos les sucede tarde o temprano, no lo tome como un mal, por favor… disfrute el viaje, acabara pronto, lo prometo, lo que pasa es que usted no es dueño real de sus pensamientos, nunca lo fue, solo vive en la rutina, esperando este momento para poder sentir algo distinto, es irónico como las verdades que el hombre lucha por encontrar a lo largo de su vida se revelan solo en los momentos de agobiante desesperación…, silencio, está por comenzar.Entonces… como si hubiesen estado desde siempre las nubes escarlata opacaron el vacio, concentrándose en un mar rojo, manchando el furioso paisaje de un atardecer arremolinado, iracundo, hambriento. En el centro de una estepa desierta se destaca un extenso camino en el que un hombre corre precipitadamente mientras echa miradas esporádicas para ver si lo siguen. Se siente completamente perseguido, observado, no puede realizar acción o pensamiento sin que algo o alguien no lo esté vigilando impasiblemente, aguardando a que cometa algún error fatal. Una explosión ocurre en un costado del camino, el hombre queda sordo y gritando se lanza a correr por el costado contrario, a la primera explosión le siguen una segunda y una tercera, una pesadilla vivida, sangre seca cubre el pastizal, chillidos por doquier, la transpiración cubre su rostro, encuentra un hoyo en la tierra, se lanza sin pensarlo, llorando, abatido. Se oyen a lo lejos ahogados gritos, histerias perdidas en el tenso ambiente. Escucha pasos apresurados, miles de ellos, ráfagas superpuestas acompañadas por ordenes, cuando cae en la cuenta ya se encuentra corriendo nuevamente, escapando, no mira atrás, no tiene relevancia hacerlo. Puede sentir el miedo en su mente… en sus venas, ladridos, pisadas, detonaciones, ráfagas, latidos, pisadas, detonaciones, se funde, caos natural, negado. Un pequeño bosque a lo lejos, puede escapar, se abalanza buscando protección entre la naturaleza pero al echar un vistazo puede ver lo que era ya predecible, está todo muerto… los supuestos arboles se muestran amenazantes, bañados en una sangre espesa que no es suya, rencorosos, exclamando venganza, pidiéndola desaforadamente en alaridos que nunca serán escuchados.

Las pisadas, las ráfagas, la desesperación, el juego no termina, el hombre logra ver una pequeña cabaña, un refugio. Una vez dentro logra comprender el alcance del sadismo y la violencia de la que es capaz el ser humano, mientras cruza la sala principal intentando no pisar los bultos un lamento retumba en el piso superior, un grito agudo, entrecortado. Sube las escaleras que rechinan como advirtiéndole, implorándole que no siga subiendo, que no es necesario observar esa atrocidad. Su cuerpo le implora el descanso, todo se acelera, no puede dar marcha atrás, escucha los pasos constantes que se acercan, ya lo encontraron, lo que ve al subir lo perturba, una chica sobre la cama, llorando, su alma descocida por el dolor, una figura oscura, un hombre agitado grita señalándolo, intenta correr, los pasos retumban en su cabeza, los ladridos, un estallido fugaz y el vacio que vuelve a ocupar el espacio...El hombre sobresaltado y bañado en transpiración se acurruca, en una posición que le recuerda ese lugar seguro, donde estaba reguardado de todo, se mira en el espejo de piso y odia lo que ve, se odia. Levantándose, ve el paisaje, lo odia también porque es el resultado del mas puro egoísmo, escucha el grito entrecortado otra vez, quiere salvarla y quiere salvarse pero ve solo una solución, la natural.

Luego vuelve a ignorarlo todo, y el día retoma su curso una vez más.

5 Comentarios:

Quique dijo...

Correo de despecho:

Hola!! como estas? todo bien? Me alegro!!! :) :)

Yo también todo bien, pero la pase para el re orto eh, te agradezco, si, te doy las gracias, puta desconsiderada. Debería haberte mandado a la puta madre que te parió a los dos días de HABERME DEJADO POR SMS (win win win). No para, que estoy diciendo, no me dejaste por sms, solamente me dijiste que me ibas a dejar pero que te de unos dias para pensarlo (??). Y yo como soy un forrito del orto y medio pelotudo espere como un gil un montón de tiempo a ver si veía alguna forra señal.

Pero nooooooo cada vez que me dijiste algo era alguna puta frivolidad sin sentido y cada vez que intentaba sacar la charla que ME DEBES te agarraba un dolor de ovarios complicado o explotaba la central eléctrica mas cercana, mogólica hija de puta. Asi que andate a cagar, echate un garco de esos bien pastosos y feos, amasalo bien con ese terrible pedazo de culo que tenés que para algo debe servir, y después te lo comes hija de puta. Saborealo y acordate de mi, que ese es el sabor que me dejaste 1 mes la concha de tu hermana.

Bueno, espero que andes bien, la familia como anda? saludos para tutti!
Un besito,
Quique.

Vorhis Cer Daprémoli dijo...

upa

comed mi ejercito de cacófagos, comed!!!!

www.swan-red-ruby.blogspot.com dijo...

Al margen de la discucion, el texto estaba muy bien.
"de donde mira el sujeto sin rostro" y el anterior tambien, pero con esa amenaza quique...quique... (no lo conozco) soy nuevo en la ciudad!
mia disculpas

miss amanda jones

Esteban Andrés Muntaabski dijo...

Y a nadie le importa pero esta ahí.

Esteban Andrés Muntaabski dijo...

El Quique esta muy quemado sisisi, esta muy quemado.

Muy quemadooooooo.

Despecho, el toti, remeras de frutishita.

El odio es el arte de los mediocres.

 

Blog Template by YummyLolly.com