Manual para putañeros, Parte 1


Un problema muy frecuente que suele tener el putañero es cómo disimular el brillito que le queda en la cara, luego de visitar a una puta glamorosa como podría ser yo. Es importante no abandonar la casa del placer sin antes hacer la prueba de luz: coloque su rostro de pervertido bajo la luz directa del baño, frente al espejo, y córralo (el rostro) lentamente hasta haber comprobado desde todos los ángulos que no le queda brillo. Si le queda, utilice alcohol neutro, que también remueve los olores.

En cuanto a los aromas, una buena excusa es decir que salió a hacer ejercicio y que por eso está usted recién bañado.Si usted porta su barriga con donaire y cree esa mentira de que una panza es sexy, sepa ante todo que es mentira: la barriga no es sexy. Pero no nos vayamos de tema. Si usted es una especie en extinción y la última vez que se cayó en la vía pública llamaron a GreenPeace, si nadie en el mundo le va a creer que fue al gimnasio, no se desanime que aún hay esperanza.

Abrace un perro callejero. Métase en una carnicería o pasee por un baño público. Antes de llegar a su casa, vaya a ver a alguna banda nacional y métase en el pogo.

Si no quiere que su novia o sus amigos sepan que usted putanea, evite los diminutivos en todo momento, así como cualquier comentario acerca de la pulcritud de las toallas. Bajo ninguna circunstancia diga "jabón líquido" ni "higiene de rigor". Reconozca como "xp" solamente al Windows. Asegure desconocer otro significado de la palabras inglesas "gift" y "back" que no sean "obsequio" y "espalda" respectivamente y jure por su finada madre que "tablita" es una tabla chiquita y nada más.

Ante cualquier inconveniente, asegure que "Chanelle Card" es una tarjeta de crédito rosa que el banco le ha otorgado a su amigo gay, René, y que no comprende cómo ha ido a parar al bolsillo de su pantalón.

3 Comentarios:

Pipus dijo...

Tengo un amigo que opina que las mujeres siempre se dan cuenta que un tipo putanea; insiste en que se hacen bien las boludas porque lo toman como parte de las vicisitudes de las relaciones milenarias entre hombres y mujeres casados o en pareja.
El tema de los olores es clave. Otro nabo conocido se compra algún desodorante en el camino para tapar el olor, pero es tan caradura que compra cualquiera, sin importar si es el mismo que tiene en la casa.
Coincido con vos con que lo del baño es infalible. Si sos una morsa embarazada y no podés convencer a nadie del gimnasio, tenés que ir pensando seriamente en tu relación con el sexo opuesto.... en algún momento vas a tener que conseguirte una mujer a la que no le tengas que pagar para que te haga sentir macho.

Andres Pajerillo dijo...

Lo del brillo en la cara es cierto; me ha pasado más de una vez, jajajaaj

Dark Knight dijo...

nunca he tenido que usar el tan afamado servicio, sin embargo la verdad hay muchas chicas muy hermosas, y pues cierto es que mi chica no es tan bella ademas de que siempre siempre se te antoja otro culito, aunque lo de tirarte a alguien mas, creo que es mejor en la noche donde no vuelves con nadie

 

Blog Template by YummyLolly.com