Apuntes de trigonometría esférica. Escuela Nacional de Náutica Manuel Belgrano


Este invierno elijo acomodarme sobre la espalda
donde se van a caer las laberínticas filigranas
que mis dedos dibujen dormida.
O que cargue, hidalgo corcel,
la montura de paseos que me obliguen
a preferir la autenticidad por sobre el subterfugio,
la paciencia por sobre el coraje y rendirme,
con la cabeza en el hueco de su hombro,
exhausta y serena, entregando el fondo de mis ojos a su visión superlativa, su extrema suavidad, la fruición en sus lunares, el perfil de su sombra. Pero no siendo cuerpo, sino yaciendo, una jaula de latidos. Un enigma de envoltura, un límite a la abstracción prodigiosa de nuestras elípticas fundamentales. Hacia la médula y desde un polo se refracta en infinito, cada una de nuestros triángulos esféricos atravesando todo el tiempo al otro.

1 Comentarios:

6i6í 6oñí dijo...

porro
triángulos
meencantasaberdequéestashablandowuilli


anoche cuando lei tu mensae justo empezaba the mighty boosh y pensé en hacerme algunas mechas blancas locas aisladas como las de Vince Noir, y otra cosa, Vivi me agregó al feisbu <3 y daaaale conectate.
tiamo

 

Blog Template by YummyLolly.com